domingo, 10 de enero de 2010

¿No sabéis que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? (Santiago 4:4)


La palabra de Dios es clara, pero también debemos saber interpretar, este versículo no es para que pensemos que debemos volvernos unos anti sociales, no tener amigos por qué no comparten nuestras creencias, o tal vez llegar al extremo de quitarnos la vida para agradarle a Dios dejando de estar en este mundo, eso es ilógico, Dios jamás tendría esa idea al inspirar esta escritura, dirán que exagero al poner de ejemplo que alguien pueda llegar a pensar que debe perder su vida en el mundo para no tener enemistad con Dios, pero si pude ver un personaje que por su ignorancia interpreto mal el versículo que dice “ si tu ojo derecho te hace pecar sácalo, es mejor entrar tuerto al reino de Dios, que completo al fuego del infierno” y en efecto este personaje se tomo la palabra muy literal y lo que hizo fue cortar sus genitales, porque eran los que le hacían pecar, ¡Que cosas! Pero bueno, eso es lo que pasa cuando leemos las escrituras como un simple libro, y no meditamos en ellas pidiendo la guía del espíritu santo. 




A través de muchos otros versículos podemos comprobar que a lo que Santiago se refiere en esta palabra al decir que no debemos tener amistad con el mundo simplemente significa que no debemos ser como el mundo, pensar como el mundo, compartir sus deseos, abrigar sus ambiciones, desplegar sus prejuicios y odios. La persona que es amiga del mundo adopta una actitud dominante que satura a la sociedad de éste. El apóstol Pablo llama a esta actitud “el espíritu que ahora opera en los hijos de la desobediencia.” (Efe. 2:2) Ese espíritu puede llevarlo a uno a participar en las prácticas mundanas que Pablo enumeró en Gálatas 5:19-21: “Ahora bien, las obras de la carne son manifiestas, y son: fornicación, inmundicia, conducta relajada, idolatría, práctica de espiritismo, enemistades, contiendas, celos, enojos, altercaciones, divisiones, sectas, envidias, borracheras, diversiones estrepitosas y cosas semejantes a éstas.”
¿Qué resultado tiene el seguir esos caminos mundanos?
Se nos advierte que “los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” Podemos deducir fácilmente que como fieles seguidores de Cristo no debemos participar en tales cosas que no son de su agrado por que con ello estaríamos alejándonos de él, al contrario como hijos de Dios debemos reflejar el espíritu y la actitud de Dios, que se vean en nuestras vidas los frutos del espíritu santo como nos muestra pablo en Gál. 5:22-24 “el fruto del Espíritu es amor,gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. No hay ley que condene estas cosas. Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos” Estos versículos son más claros aun, si nosotros ya somos nuevas personas en Dios y el viejo hombre quedo atrás, debemos mostrar estos frutos en nuestra vida, si no estaremos asistiendo a la iglesia a ocupar puesto, o perdiendo el tiempo orando porque es como el dicho,” lo que hace con la mano lo destruye con el codo”, porque podemos durar horas hablando con Dios pero si al momento de salir de nuestro lugar secreto nos vamos de rumba, a tomar, a tratar mal a nuestro hermano, nada estaremos haciendo, las cosas con Dios son serias, no podemos poner en practica el famoso dichito que “el que peca y reza empata” la palabra es clara y desmiente tales dichos porque nos dice que Dios nos quiere fríos o calientes pero quien es tibio lo vomitara de su boca, o te parecería agradable que tu pareja te dijera hoy que te ama y te demuestre su amor y al otro día la veas de amores con otra persona? Debe ser terrible, no imagino cuanta tristeza debe sentir Dios cuando nosotros sin darnos cuenta hacemos como esta pareja infiel, y lo cambiamos por momentos de placer, cosas que jamás nos llenaran de un amor puro y benigno como el de nuestro padre celestial.


¿Estas mostrando en tu vida los frutos del espíritu santo?



Esto es muy fácil de saber con nuestros actos; Nadie ha dicho que seguir a Dios sea fácil, pero como lo expreso pablo, esta vida es como una carrera y si la corremos de la mejor forma al final recibiremos nuestro premio y nosotros como cristianos tenemos clara esa meta; Voy a enumerar uno a uno estos frutos y ver en que se reflejan: “Amor” podemos decir, es obvio que tenemos amor, por eso amamos a Cristo, a nuestra familia, pareja etc., pero realmente estas amando? Debemos amar como Cristo nos ama, incluso a nuestros enemigos, sin discriminar a nadie, pero si solo amamos a los que nos aman, o con celos y discordias quizás nuestro amor no sea un fruto tan provechoso; “Gozo” No puedo imaginarme un Cristiano que mantenga deprimido, en nuestra vida debe reflejarse el gozo que es como un tipo de alegria que Dios nos da y nada nos puede quitar por que tenemos a Dios y que así estemos pasando malos momentos Dios está con nosotros y así como la noche que cuando llega a su momento mas oscuro es porque ya va a amanecer, así mismo si estamos con Dios nunca nos vamos a quedar en oscuridad, el seguir alegres en un momento de dificultad es una clara muestra de que tenemos fe y mientras tengamos a Dios tenemos el mayor motivo para estar alegres; “Paz” esta palabra es tan pequeña pero significa ¡tanto! y nos ofrece demasiado si contamos con ella, es generalmente definida

como un estado de tranquilidad o quietud, es la ausencia de inquietud, violencia o guerra, tal vez decimos: yo cumplo con esto, soy muy pacifico, pero a la hora de la verdad quizás no, lo digo por experiencia propia, pues decía ser tranquila, calmada, pero en realidad me alteraba muy fácil y sin querer iba subiendo la voz cuando contestaba, tal vez decía cosas que no debía, y incluso llegaban las ganas de agredir asi sea con un empujón, puede ser algo muy mínimo, pero cosas así no demuestran la paz, debemos seguir el ejemplo de Jesús que aunque lo golpeaban guardaba silencio y quietud, y muchos dirán : ah no pero si a mí me pegan un puño yo se lo devuelvo, ¡ni que fuera manco!, no, gracias a Dios podemos no ser mancos, pero si Cristianos, y como tal debemos dar ejemplo, pues si haces tal cosa quizás no eres tan Cristiano, porque Jesús no se igualo, Dios dice, encárgate de mis cosas y yo me encargare de las tuyas, así que si ponemos nuestra mirada en agradar a Dios El sabrá cómo defendernos; “Paciencia” es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar cualquier contratiempo y dificultad, esta se manifiesta cuando estamos en algún problema y en vez de buscar soluciones con calma, nos desesperamos, comenzamos a renegar, personalmente pienso que es una de las cosas que más cuesta, pero cuando logremos tener esta actitud como parte de nuestras cualidades nos será de mucha ayuda; “benignidad” describe una cualidad de carácter. Es dulzura de temperamento, genio agradable, carácter inofensivo muchas veces vemos que la mayoria de personas en la iglesia parecen con esta cualidad en su caracter pero tristemente en la calle son luz y en la casa oscuridad, son un amor ayudando a las personas en la calle,en la iglesia, pero si su madre les pide un favor no lo hacen, se enojan por cualquier cosita y es triste ver que muchos hemos fallado o quizás siguen fallando en cosas como estas; “bondad” es la disposición permanente a hacer el bien, de manera amable, generosa y firme, las personas bondadosas son las que se preocupan por el dolor ageno, y tratan de ayudar en lo que puedan, es triste ver que hay personas que niegan comida al hambriento, sin saber que la palabra nos dice que cuando alimentamos o damos algo a algien es como si lo dieramos a Dios mismo, pero debemos hacerlo de corazón, no por aparentar.“fe” esta palabra también se traduce como "fidelidad"; depende del contexto. En este contexto debe ser "fidelidad", porque Pablo habla de buenas relaciones entre hermanos. No se refiere, pues, a la fe subjetiva (la fe que uno tiene en Dios), sino el resul­tado de esa fe, la lealtad. Para que haya la unidad enseñada por el Espíritu Santo es imperativo que todos los miembros sean fieles, confiables, y responsables, este fruto es muy importante, por que cuando somos fieles a Dios somos fieles a su palabra y por lo tanto seremos personas rectas, que hacen la voluntad de Dios y buscan agradarle siempre. "mansedumbre"
está constituida de paciencia y de benevolencia, de indulgencia y de misericordia de no ser orgullosos ni altivos, por eso en otras versiones nos muestran este fruto con la palabra humildad pues es algo muy relacionado pero no hay que confundir humildad con pobreza pues muchas personas piensan que alguien humilde es alguien pobre, pero este pensamiento esta muy errado, esta palabra no tiene nada que ver con esto, quizás la asocien porque muchas de las personas pobres son las más humildes, puesto que no se vanaglorian con nada, la humildad es la característica que define a una persona modesta, alguien que no se cree mejor o más importante que los demás en ningún aspecto. Es la ausencia de soberbia, muchas personas aun siendo Cristianas no tienen humildad y por tener un cargo más alto en la iglesia, o mas discípulos se creen superiores, pero no debemos ser así, he visto muchos que se dan de muy santos y critican a las personas cuando se equivocan, miran la paja en el ojo de su hermano pero no ven que tienen una viga en su propio ojo y finalmente y creo q una de las más importantes es el “Templanza o dominio propio” Este fruto creo que es uno de los más importantes por que cuando nos controlamos a nosotros mismos, y somos capaces de controlar nuestros impulsos, podemos tener más fácilmente otros frutos como la paciencia, la bondad etc., esto es algo muy importante que debemos manejar, para no dejarnos llevar por nuestras paciones por que como dice en el versículo 24 después de leer los frutos del espíritu “24 Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos” así que si nosotros hemos nacido nuevamente en Cristo debimos haber muerto a todas las cosas de las cuales antes éramos esclavos o seguidores, cosas como la rumba, que es algo que vemos mucho en estos tiempos, especialmente para los jóvenes que hoy en dia todo se les volvió rumba, y es una de las cosas más difíciles de dejar cuando decidimos ser amigos de Dios y no del mundo, lo digo por experiencia propia, yo no le veía nada de malo a ir de rumba, era una de las cosas que mas me divertida, pero en realidad detrás de eso hay muchas cosas, como el dicho “al ladrón lo hace la ocasión” claro, si nosotros constantemente estamos en lugares mundanos donde podemos ver muchas cosas que no son agradables a Dios, algo se nos va a pegar de allí, porque eso de que el que anda entre la miel algo se le pega es muy cierto, el baile es algo muy sensual y llamativo, que especialmente afecta a los hombres puesto que despierta sus instintos sexuales y esto puede llevarlo al pecado, y bien claro lo dice la Biblia que tan solo con el hombre desear una mujer en su mente esta pecando y allí es donde sale la lascivia y los deseos de la carne, propiamente no dice en la biblia que bailar sea pecado pero con muchos versículos nos damos cuenta que lo que esto produce si lo es, por ejemplo las mujeres cuando hacen movimientos sensuales, o se visten casi al estilo Eva, están pecando porque a Dios no le agradan estas cosas y pecan por que hacen pecar al hombre al despertar estos deseos impuros en ellos, todas las cosas que uno siente y esos deseos se acumulan hasta que el hombre de tanta contaminación que acumula, se desahoga pecando; vemos en la biblia que las personas bailaban cuando tenían victorias o alegría, lo hacían pero en honor a Dios, pero solos, no en parejas ni apretadito como se volvió el baile hoy en día, no me imagino bailar un reggaetón diciendo " perrea mami perrea, o dame mas gasolina, y puros gemidos horribles" con un joven para “alabar a Dios” son cosas que a simple vista parecen sin sentido pero si se razonan veremos los resultados, además cuando estamos con Dios no necesitamos alegrías momentáneas, por que Dios nos da un gozo que nadie nos puede quitar, si no somos capaces de decir ¡No¡, a una invitación a una discoteca, a un motel, a tomar, a una pelea, es porque aun no tenemos dominio propio, y estamos en amistad con el mundo, lo cual significa enemistad con Dios.

¡Tú eliges, ¿qué tal que el día de mañana llegara Cristo por su iglesia y tú te encuentres en una discoteca, o saciando los deseos que llevabas acumulados de tanta contaminación que aceptaste en el mundo?, por eso hay que aprender a que nuestro No sea un No y nuestro Si sea un Si, seguros de nosotros mismo y de que hacemos todo para agradar a Dios concibiendo en nuestra vida los frutos del espíritu santo y no al mundo llenandonos con sus impurezas!


By : Leslie Yuliet Rengifo Cardona

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada